jueves, 5 de abril de 2012

UNA ESQUIZOFRENIA DE ESPIRITUALIDAD CRISTINA"

 Entrevista realizada al obispo emérito Miguel Esteban Hesayne
por la Revista UMBRALES
Número 226 del año 2012

EN EL AÑO DE LA FE

Transcrito el texto completo de la entrevista realizada al obispo Miguel Hesayne, acerca de su visión de la Crisis Argentina.

Miguel Esteban Hesayne es actualmente Obispo Emérito, a los 87 años. Fue Obispo de Viedma y un defensor de los Derechos Humanos durante y después de la dictadura militar, reconocido Internacionalmente. Agruega el articulista de Umbrales: Reproducimos aquí algunos pasajes de la entrevista.

¿Cómo ve y siente la realidad argentina?
 -La veo sumida en un gravísimo pecado social-eclesial. La muerte de un solo niño por desnutrición es una noticia trágica en todo tiempo, y en cualquier parte de la tierra. Pero, si ocurre en un país rico, y las muertes se multiplican por miles, a causa de estar mal alimentados desde el seno materno, nos encontramos ante un crimen de lesa humanidad.

La Argentina que produce anualmente alimentos para 300 millones de seres humanos es la Argentina en la que la mayoría de sus habitantes están bautizados en la Iglesia Católica. Es la Argentina que se ha volcado a las calles de las ciudades por donde ha pasado el Papa para aclamarlo. Es la Argentina cuyos dirigentes han jurado por los Evangelios, y han sido honrados y condecorados por el Vaticano. Es la Argentina que tuvo la delegación más numerosa de políticos que peregrinaron a Roma para el Jubileo. Es la Argentina cuyos dirigentes -políticos, empresarios, economistas, financieros- son, en notable mayoría, ex-alumnos de colegios y universidades católicas, han "tomado la primera Comunión", han recibido el Sacramento de la Confirmación y se "han casado por la Iglesia". Es la Argentina en la que el Gobierno de turno siempre quiere estar en buenas relaciones con la Iglesia Católica (claro está, entendiendo por Iglesia al Episcopado), y hasta peregrinan a la Basílica de Luján...

Esta Argentina, rica, y con una tercera parte de sus habitantes insertos en la miseria, padece una esquizofrenia de espiritualidad cristiana que a la luz del Concilio Vaticano II, se identifica con el "pecado del dualismo entre Fe y Vida". Debido a esta esquizofrenia social religiosa es que veo a la Argentina, desde hace tiempo, en un gravísimo pecado social-eclesial.

- /Que le diría a la Iglesia en la actual coyuntura?
- Que "se ponga la Patria al hombro", según la feliz expresión del cardenal Bergoglio. Para esto, la Iglesia -pastores y fieles- ha de tomar conciencia de sus ser y misión, en cuanto "comunidad signo e instrumento del Reino" (Lumen Gentium).

La Iglesia en la Argentina ha de revivir, día a día, el hecho de Pentecostés, recreándose en comunidades orantes y operantes, comunidades-testigos, empapadas en el Evangelio, animadas por la "energía pascual". Su servicio no puede limitarse a los actos de culto religioso, sino que deben ser comunidades que "sirvan" para regenerar el tejido social del pueblo argentino, fomentando una convivencia fraternal, con solidaridad real, hecha de justicia, equidad, sinceridad, respeto, defensa y promoción de toda la gama de los Derechos Humanos.

Personalmente, sostengo, desde hace tiempo, que la raíz profunda de la crisis social-político-económica-cultural que la Argentina viene padeciendo, no es simplemente una crisis moral; es una crisis mucho más honda y grave, es una aguda crisis de fe en Jesucristo y su Evangelio, porque ha sido originada por sus dirigentes, en su mayoría, "se dicentes" católicos. Más aún, católicos cumplidores, de misa dominical por una parte, y, por otra, con ideologías y normas de conducta -en lo personal y familiar, en lo profesional, en sus tareas empresariales y gubernamentales- emanadas de doctrinas contrarias al Evangelio del Señor de la Iglesia, y hasta condenadas, en forma explícita, por el Magisterio Eclesial: Neoliberalismo, Doctrina de la Seguridad Nacional...

Quiero ser muy concreto y sincero; no pretendo hacer una crítica barata ni cruel, tampoco aguada. La Iglesia en la Argentina no se ha renovado suficientemente, según las pautas del Concilio Vaticano II. Por esto, ha quedado a mitad de camino con relación a la meta de "volver a las fuentes" que le señalo Juan XXIII, al convocar el C-oncilio a pesar de Medellín y Puebla y del número 30 del Documento de Santo Domingo donde, con una claridad y osadía dignas de una moción fuerte del Espíritu del Resucitado, se afirma: " La Nueva Evangelización exige la conversión pastoral de la Iglesia. Tal conversión debe ser coherente con el Concilio. Lo toca todo, y a todos, en la conciencia y en la praxis personal y comunitaria, en las relaciones  de igualdad; con estructuras y dinamismo que hagan presente, cada vez con más claridad, a la Iglesia, en cuanto signo eficaz..."

Los años que tengo, y las ganas de ser fiel a Jesucristo y a su Iglesia, me obligan a manifestar que, si la Iglesia Católica no retoma el dinamismo del Concilio Vaticano II  con cambios universales, profundos y rápidos en las estructuras pastorales vigentes, dentro de unos pocos años la mayoría de nuestros templos e habrán convertido en piezas de museo, y las parroquias jurídicas en un listado nominal de Boletines Diocesanos.

-¿Cómo considera que debe la Iglesia retomar el dinamismo del Concilio Vaticano II?
- Urge una doble actitud pastoral para que la Iglesia, en la Argentina, se deje llevar al empuje de renovación evangélica que impulsó el Concilio, exhortando a la Iglesia "a ponerse al día" como servidora. En nuestro caso, el de la sociedad argentina, al nivel de pastores y dirigentes eclesiales, una relectura estudiosa y orante delas Constituciones Conciliares, asumiendo más el espíritu que la letra, para adquirir un lúcido discernimiento de los signos de los tiempos, en fidelidad al Evangelio.

Es preciso salir de un "eclesiocentrismo" para caminar hacia un "reinocentrismo". La Iglesia no es para sí; por el contrario, es para el mundo que le toca vivir, sembrando las semillas del Reino en la cotidianidad de la historia humana. Por eso mismo, urge el paso pascual de una Iglesia piramidal a una Iglesia comunional a todo nivel... 

En el proyecto de Jesús, todos los bautizados somos Iglesia, ya que todos hemos sido llamados por Él.

Las diferencias son funcionales o ministeriales, es decir secundarias. Al nivel de la feligresía en general, se debe asumir el axioma pastoral de que no "hay vida cristiana sin comunidad".

Mediante una insistente catequesis popular, se ha de desterrar de la mayoría de los católicos la mentalidad de Iglesia "supermercado religioso" (se va a pedir una bendición...un sacramento...Se lleva a los niños a la catequesis para que "hagan la primera comunión"). La pertenencia real a la Iglesia Católica es la pertenencia a la Comunidad de quienes creen en el Resucitado.

En el inconsciente de no pocos pastores y de la feligresía católica en general subsiste la definición de San Belarmino: "La Iglesia, asociación de los fieles creyentes cuya cabeza es el Papa". Este "inconsciente de cristiandad" asoma en cuanto Programa o Movimiento y se presenta o se organiza descuidando, de hecho el sujeto y el objeto de la acción pastoral, es decir: La Iglesia -Pueblo- Comunidad de creyentes en Jesús, muerto y resucitado.

- Muchos factores externos entran en conflicto con el anuncio de la Iglesia-comunidad, ¿cómo se debería hacerles frente?
- Hace más de cincuenta anos que me empeño en encontrar métodos para formar militantes católicos. Ordenado sacerdote, fui asesor de la Acción Católica y del Movimiento Familiar Cristiano y de Cursillos de Cristiandad... Intenté poner en práctica, siendo párroco en diversas parroquias, cuantos planes de renovación han surgido, antes y después del Concilio, y llego a la conclusión de que todos estos ingentes esfuerzos, así también los programas de pastoral del Episcopado, caen en una especie de "agujero negro" pastoral. Falta el sujeto y el objeto de una real evangelización: la comunidad cristiana.

Falta promover o fortalecer la comunidad de Fe en Jesús muerto y resucitado como primerísima instancia de la evangelización cristiana y, a su vez, falta tener a flor de conciencia el objetivo primordial de ésta, que es la Comunión.

No se tiene en cuenta la advertencia de Jesús de que a "vino nuevo"..."odres nuevos"... En orden a una real y efectiva "nueva evangelización" hay que atender a la conversión del corazón y al cambio de estructuras en forma simultánea. Las estructuras pastorales que se han ido construyendo durante la "cristiandad" no responden a una Iglesia que debe evangelizar una sociedad de hecho no cristiana, aunque bautizada en su mayoría, y en la que la mayor parte de sus miembros no están catequizados. Cuando tenía 18 años leí " La esencia del Cristianismo", de un teólogo católico alemán Karl Adam, donde, en forma terminante, afirma que la Iglesia Católica ha venido predicando "un cristianismo sin Cristo". 

Así nuestras parroquias perdieron su ser de "comunidad de creyentes en Jesús muerto y resucitado" y su "fuerza" evangelizadora, su "energía pascual". De esta manera, han quedado reducidas, en su generalidad, a ser "centros"de culto religioso y de enseñanza moralizadora. Ya no se distinguen por ser comunidades-testigos del Resucitado, lugar de comunión visible, dispuestas a compartir en fraternidad, buscando la "gloria de Dios en que el hombre viva en dignidad" (San Irineo).

La estructura sencilla y dinámica de la Comunidad Eclesial de Base posibilita la formación, personal y comunitaria a la vez, de los integrantes de una comunidad a medida humana. A medida que la Iglesia, desde cada parroquia, se transforme en una red de Comunidades Eclesiales de Bases (CEBs), se cumplirá el "misterio" de Iglesia de Jesús, que viene de lo Alto, pero que surge de la sociedad humana, transformándola en Pueblo de Dios.

Es la Iglesia que escucha, celebra y comparte de modo especial la Eucaristía, con la misma intención con que Jesús la instituyó en la última Cena. Actualmente, en nuestros templos, en general, se "va a misa"como se sube a un ómnibus, en el cual todos los pasajeros son conducidos hacia una misma dirección sin mirarse, sin dialogar, a fin de "hacer encuentro de familia de Dios".

Una Eucaristía que no finaliza en una conversión personal y comunitaria al Evangelio, en un compromiso familiar, socio-económico-político, es una misa inconclusa...

Para Jesucristo, lo que cuenta no es solo ir a misa.... sino cómo se sale de ésta.

Como Administradora de esta página agradezco la posibilidad de que Umbrales haya llegado a mis manos en un día tan especial como hoy, dónde Celebramos La última Cena con el Senor. 

¿OPTIMISMO O FE? JUAN XXIII

Juan XXIII

¿Optimismo o fe?
Fuente: Revista de actualidad religiosa latinoamericana
UMBRALES
Marzo 2012
Número 226

¿Optimismo o fe?

"En la Navidad pasada se cumplieron cincuenta años de la publicación por Juan XXIII  de la carta apostólica convocando para el 11 de octubre del año siguiente el Concilio Ecuménico Vaticano II.
Juan XXIII había tomado esta decisión por inspiración divina, según sus propias palabras. A los observadores no católicos del Concilio simplemente les dijo:  "No apelo a inspiraciones especiales. Me conformo con la recta doctrina que enseña que todo viene de Dios. Es así como consideré inspiración de Dios esta idea del Concilio".  Mucho antes de ser papa, como buen estudioso de la historia eclesiástica, había considerado la importancia de los Concilios en la historia de la Iglesia; de ahí, la conveniencia de un Concilio: una vez papa, lo tuvo por necesario, a pesar de las inevitables oposiciones. Su proyecto topó efectivamente con la resistencia cerrada de la mayoría del entorno curial, pero lo mantuvieron firme la certeza de que Dios lo quería y el entusiasmo que el anuncio del Concilio despertó en el pueblo cristiano. Según el obispo Loris Capovilla, que fue su secretario, el papa había hablado con los cardenales Tardini, Dell'Acqua, Ottaviani, Pizzardo y Agayanian.

Pasó todo un año sin que el papa recibiera ninguna colaboración, pero siguió impulsando el Concilio. Giacomo Lercaro, obispo de Bologna, después de la muerte de Juan XXIII, recordó la "soledad institucional" en la que el papa tuvo que llevar adelante por cuatro años la idea del Concilio. En una escueta nota había aparecido en el Obsservatore Romano  la noticia dada por el Papa el 25 de enero de 1959; ningún editorial ni comentario para la noticia eclesial del siglo. El papa mismo reconocerá que el anuncio del Concilio fue recibido con  "un impresionante y devoto silencio". Los cardenales que habían elegido al anciano papa para un período de transición, quedaron desconcertados y remisos para propuestas y sugerencias; la curia solo estaba dispuesta a formalizar un ápendice del Concilio Vaticano I.

También hoy el miedo y la desesperanza pueden invitar más a la inacción y a la denuncia que a la labor y la lucha por el Reino. Después que Juan XXIII estigmatizara a los profetas de desventuras al inaugurar el Concilio, estos parecen multiplicarse; sea por parte de los que cuestionan el Concilio como de los que denuncian una marea involucionista.

Decía el papa: "Nos llegan de cuando en cuando, en el ejercicio cotidiano de nuestro ministerio, voces que ofenden nuestros oídos cuando algunas personas, inflamadas ciertamente de celo religioso, carecen de objetividad  en el juicio y en su manera de ver las cosas. No ven más que ruinas y calamidades y nos parece necesario expresar nuestro completo desacuerdo con tales profetas de desventuras". Era la fe que lo animaba y no tan solo su natural optimismo.  Para saber que en el mundo (y también en la Iglesia) hay muchas cosas que están mal no hace falta ser profetas; basta con tener ojos. Pero también hay que saber ver, y en esto consiste ser profetas, el ingente trabajo de Dios ha hecho y sigue haciendo en la Iglesia después del Concilio."

miércoles, 4 de abril de 2012

CÓMO RESPONDER LOS CRISTIANOS A LA VIOLENCIA

¿Cómo responder los cristianos a la violencia?

En la nota anterior, desde mi punto de vista, que puede estar equivocado en todo o en parte, pedía a todos y en ese todos a la Institución Iglesia, que nos dejemos llevar por el soplo del Espíritu de Cristo, que nos modifica y mueve hacia la verdad de la vivencia de nuestra fe. Responsabilizando a unos y a otros. Al episcopado, a los sacerdotes y también a los laicos cristianos, quienes debemos vivir con coherencia la fe que decimos tener.

Pero cuando la muerte, la violencia, la angustia, la falta de derechos, la opresión del mundo nos hace esclavos y siembra la muerte, los cristianos podemos responder y debemos responder como nos enseña el Himno:

" En tus manos, Señor, pongo mi vida con todas sus angustias y dolores; que en Tí florezcan frescos mis amores y que halle apoyo en ti mi fe caída.

Quiero ser como cera derretida que modelen tus dedos creadores; y morar para siempre sin temores de tu costado en la sangrienta herida.

Vivir tu muerte y tus dolores grandes, disfrutar tus delicias verdaderas y seguir el camino por donde andes.

Dame, Señor, huir de mis quimeras, dame, Señor, que quiera lo que mandes para poder querer lo que Tú quieras. Amén."

Muchos dirán al leer este Himno que los cristianos somos llamados a  aceptar con resignación todo cuanto nos pase.

Esto es una falsa asunción del pedido de Cristo. Cristo no fue manso frente al mundo, en lo que el mundo llama "manso", Su fortaleza fue frente a la violencia, la injuria, la humillación y la indignidad al que fue expuesto: El amor. A ese amor que manifestó y por el que murió, es al que todo opresor teme. Porque sabe, que el amor une, lo que no une la guerra, ni la respuesta violenta. Nada hay más fuerte y poderoso que el Amor. Nada hay más fuerte que Dios. El Dios al que muchos han querido mostrar como el Dios del castigo, del ojo por ojo, de la muerte; ese Dios ha sido levantado en la Cruz venciendo en el martirio, con su  amor infinito no sólo las barreras de la muerte, sino mostrando el camino a la Victoria frente al odio.

No somos un pueblo que se resigna, el que cree en Dios, es un pueblo que vive en la esperanza que es certeza de su amor. Y es sólo caminando en él que el mundo cambiará.

Nuestras dolencias, nuestros sufrimientos son parte de nuestra naturaleza humana. Naturaleza que humanamente compartió Dios mismo con nosotros. Y se superan en la certeza del amor derramado para siempre sobre nosotros por Cristo, elevado en la Cruz, habiendo vivido su Pasión, pasión que también nosotros vivimos.

Así es el llamado de Dios a todos los pueblos: La cruz que nos toca vivir no se resuelve por la violencia, se vence Por el amor. 

martes, 3 de abril de 2012

EN EL NOMBRE DE DIOS

En el Nombre de Dios.

En el Nombre de Dios, los que lo invocan o creen en Él, hemos ido viendo a lo largo de la historia cómo las personas se inmolan o matan, secuestran, torturan y privan de libertad a otras.

Ya no importa desde qué pueblos esto sucede. Importa que suceda. Hoy están sobre el tapete muchos, demasiados pueblos desde donde surge la intransigencia, la falta de respeto a la libertad y a las creencias de los demás.

He perdido la cuenta. Un día me llegó la historia verdadera de una mujer pakistaní convertida al cristianismo, Asia Bibi como se la llama comúnmente que por querer beber agua del pozo al que frecuentemente lo hacia fue insultada y agredida por otras mujeres musulmanas. Se defendió y ante esta defensa fue acusada de "blasfemia" y confinada en prisión hasta su ejecución. Le aguarda la pena máxima, la muerte. ¿Cómo se puede entender esto? ¿Cómo el mundo entero no reacciona frente a este hecho y exige a las autoridades del gobierno pakistaní, su liberación?

Lo terrible es que Asia Bibi es una más de tantas y de tantos que sufren y padecen de la intransigencia de una parte de la humanidad. De aquéllos que se abrogan el derecho exclusivo a la verdad y a ejercer esta verdad contra todo otro ser humano que no la sienta propia. Si recorremos el mundo hoy no hay país que escape a esta cruel realidad. América, Asia, Europa, Oceanía y Africa.

Hace un par de días vi una película y en ella la trama era dar con quien estaba vendiendo información de una  compañía que tenía contactos con el sistema de seguridad y defensa de EE.UU a traficantes o mercenarios dispuestos a comprarla. Cuando se logra atrapar a los responsables y los hacen confesar, les preguntan que si no era dinero, cuál era el propósito. Increíble: no importaba el resultado de la venta de armas, drogas, información, misiles, etc. Lo que al grupo en este caso a un banco le importaba era hacerse cargo de la cartera deudora en la que pondría al otro al momento de negociar con él. Si vemos alrededor, el gran negocio de los países más poderosos ha sido "crear el endeudamiento". Esto provoca el control total sobre el deudor,el que a su vez no podrá dejar de serlo. 

¿Qué relación hay entre este hecho y el padecimiento que viven los que están expuestos a la intransigencia?

Mucha. El resultado de que todavía existan miles de millones de seres humanos que mueren debido a sus creencias políticas, al hambre, a su fe y a cualquiera sea la causa se debe a la avaricia. Esta avaricia se extiende como un pulpo que comenzó gestándose en el avasallamiento de los más frágiles y débiles a manos de los que controlan los recursos del planeta y del mundo a través de la gestión del "endeudamiento". 

¿Es loco este razonamiento?

A los grandes poderes, que no es lo mismo que grandes países, ni siquiera quienes los gobiernan, controlan la realidad mundial. No interesa ni la ONU, ni el Consejo de los Derechos Humanos, ni sus decisiones. Casi no se acatan. Todos están endeudados con todos. Todos tienen compromisos contraídos con otros a los que permiten ingresar en sus políticas internas y económicas bajo el precio de otros compromisos que éstos deberán dar cuenta en su debido momento y que finalmente termina en lo que dan en llamar el "costo o daño colateral", en criollo, muertos, hambre, falta de libertad.

Mientras las muertes y la falta de derechos es cada vez mayor, estos poderes actúan sin que tomemos conocimiento ni lleguemos jamás a entender sus mecanismos, ni como funcionan, ni quienes son, ni donde están.

La vuelta atrás, hacia un fundamentalismo cada día más exacerbado no es una mera casualidad apartada de esta realidad enunciada. Es producto de ella. Es el juego de un poder que no puede llevar otro nombre que el de "Macabro, Maligno, Monstruoso".

Europa y Estados Unidos de Norteamérica  y otros tienen sus economías en un grave estado de crisis. Miles de personas no cuentan ya con fuentes de trabajo, y otros tantos miles de jóvenes no pueden acceder a estudiar al nivel de hace unos treinta o veinte anos atrás. Esto es lo que se muestra al mundo.

Y alguien pagará los platos rotos de los grandes imperios que se fracturan rápidamente.

En el concierto de los derechos humanos, se levantan voces que piden y hasta mueren porque otros ejerzan en libertad su dignidad de ser humano. 

Asistimos a una rápida marcha atrás. El resurgimiento de un gobierno duro en Rusia a manos de Putín, como la posibilidad que en Grecia asuma por primera vez en el parlamento un partido político pro-nazi, etc, son un gran llamado de "alerta".

 El secreto de generar "endeudamiento" mientras se sojuzgaba a pueblos a través de gobiernos obsecuentes y en algunos hasta incrédulos ha demostrado que lo que creían sería eterno -el ejercicio del control absoluto - ha comenzado a resquebrajarse y rápidamente implosionará como una gran bomba atómica que en lugar de expandirse al exterior, lo hará hacia el interior.

Cuando el hambre, la sed, la muerte llega a superar las barreras de lo deseable para quienes creían ejercer ese control, ya no hay más control que puedan ejercer. Al que ve a sus hijos morir de enfermedad porque como en la India las grandes multinacionales no permiten el acceso a los medicamentos baratos que el propio sistema de salud del país produce; cuando en Uganda sus pobladores ven morir a cientos de niños, mujeres y niñas luego de ser violadas o son vendidas a extranjeros para el ejercicio de la prostitución; cuando países como Israel deciden desacatar una decisión del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU; cuando en Siria se complotan los intereses de los partidarios al gobierno con los intereses de los Estados Unidos, el de los Chinos y el de los Rusos, mientras miles de hombres, niños, ancianos, jóvenes y mujeres mueren o huyen en busca de un lugar donde vivir en paz; cuando en Jerusalén ya no quedan casi comunidades cristianas porque no les es seguro vivir allí debido a la violencia que se ejerce contra ellos; cuando en América Latina y el Caribe se pide a gritos como en tantos otros países de Asia, Africa y Oceanía se respeten los derechos a vivir en dignidad, y ya no sólo en libertad; cuando las personas se ven rodeadas de moscas y a sus hijos con los vientres abultados, cadáveres caminando; cuando se abortan miles de seres humanos en defensa de los derechos exclusivos del cuerpo de una mujer y tanto, tanto, tanto más que vemos a diario y no queremos ver, ya nada importa para aquellos que viven la tragedia de la muete cada día.

En el Nombre de Dios, todos los que tenemos fe en un Dios, cuyo Nombre debe unirnos, debemos tomar conciencia de esta terrible realidad que vivimos y ser responsables de comenzar a actuar como los hijos de Dios que somos y no esperar por los otros, ni por el vecino, ni por el hermano, ni por el amigo, ni por los gobernantes, ni por otros países.

Tenemos la gran responsabilidad de la historia, de ser quienes hagamos la diferencia. Para ser creíbles debemos comenzar a vivir con coherencia la fe que tenemos. Especialmente los cristianos. A nosotros se nos ha revelado el gran Misterio de Dios hombre y lo hemos asumido y creído. Hoy nos llega el tiempo de que esto en lo que creemos sea una realidad que llegue a la vida del mundo entero, en el más profundo respeto, vivir cada uno de nosotros en la verdadera fe a Cristo y sus enseñanzas, su Magisterio apostólico y la asunción de la gran responsabilidad que significa unirnos todos bajo un mismo Pastor, dejar atrás modelos fariseístas y dejar que el Espíritu de Cristo nos llegue y pueda hacer corazones nuevos. No miremos al que tenemos al costado, comencemos por nosotros. Los que todavía tenemos la posibilidad de no vivir en las condiciones que he descripto. Porque ellos, los que viven en esa atrocidad, dependen del cambio que cada uno de nosotros hagamos en el Nombre del Dios en que decimos creer y en su Hijo Jesucristo.

A la Iglesia a la que guía el Vicario de Cristo, a ésta mi iglesia le corresponde asumir la gran responsabilidad de los cambios que el Soplo del Espíritu de Cristo envía sobre todos los que son responsables de transmitir su Nombre, su Mensaje, Su Evangelio, así como de administrarla. Hay que volverse más transparentes en todos los sentidos. Ser creíbles es también ser posibles de cambiar el propio pensamiento por el que Cristo da. Dejarse modificar por él y ser sustento de la fe apostólica. El mundo necesita aún sin que lo admita o a pesar de que lo niegue, ver la Iglesia de Cristo, que junto a su Vicario en la tierra levanta su Evangelio y lo vive en carne propia.

Si es necesario asumir los errores, hay que asumirlos sin ocultarlos. Hay que actuar con transparencia en cada acto administrativo y económico (no soy de las que creen que la iglesia es corrupta) pero en los casos de comprobación de corrupción, la Iglesia como Institución debe ser la primera en dar el ejemplo de reparación, de reestructuración, de corrección. Ser ejemplo de aquello en lo que cree.

Los católicos todos estamos comprometidos a sostener la iglesia y a todos sus miembros. Debemos aprender a vivir en comunidad. A dejar rencores, culpabilidades y asumirnos como hermanos, asumiendo a todos como hermanos no importando su fe o no. 

El Soplo del Espíritu Santo puede donde el ser humano no llega. Cristo es quién salva y el hombre quién lo da a conocer.







lunes, 2 de abril de 2012

INFORMACIÓN DESDE ISRAEL LUEGO DEL ALTO AL FUEGO MEDIADO POR EGIPTO MARZO 2012



Israel informa que líderes violentistas de Gaza no acataron el cese al fuego logrado tras inicio de conversación logradas por la intermediación de Egipto.

ISRAEL NIEGA INVESTIGACIÓN DE LOS ASENTAMIENTOS JUDÍOS EN TERRITORIO DE CIZJORDANIA ROMPIÉNDO ASÍ EL TRATADO ANTES ALCANZADO

Esta es la postura instransigente de un gobierno que no busca la paz, desconociendo los derechos de todo un pueblo. Israel rompe relaciones con gran parte de la comunidad mundial representada en Naciones Unidas, ONU, impidiendo la primera investigación independiente sobre los efectos de la instalación de comunidades israelíes en territorio que no son propios y invadiendo los derechos de los palestinos.

Así responde el gobierno israelí a un posible acuerdo de paz en la zona. 

Pueblo de Israel, autoridades de Israel, Dios ha mostrado su infinita misericordia cuando ustedes eran esclavizados sacándolos de Egipto y llevándolos a una tierra propia. Qué esa misma misericordia que Dios obró en ustedes, ustedes sean transmisores de ella a los pueblos que como el pueblo palestino tienen el mismo derecho que ustedes de vivir en paz y dignidad.

Han sido víctimas del odio y la segregación, hoy ustedes promueven lo mismo. Esta actitud vuestra sólo lleva al odio y al resentimiento. A una violencia que sólo terminará con la destrucción del pueblo palestino y que quedará por siempre en vuestras conciencias. Siendo responsables de las muertes de miles de inocentes palestinos y judíos.

SITUACIÓN EN PALESTINA HOY 2012

Así se vive hoy en Palestina, especialmente en Gaza.¿Hay motivos? ¿Cuáles son? ¿A qué llevan estos ataques que dicen querer prevenir? ¿Es hoy posible un acuerdo pacífico entre palestinos y israelitas? Miren las armas y sientan el odio que están provocando en la generación de cientos de miles de niños palestinos que han visto morir a sus hermanos, hermanas, padres, amigos. ¿Se puede reconstruir la paz a través de la violencia? Esto es Gaza hoy marzo de 2012, esto es Palestina hoy.


Israel bombardea Gaza